ISSUU
comming_book_es

Consciente de que los arrecifes de República Dominicana han sufrido un grave deterioro debido a factores humanos y ambientales, el fotógrafo submarino Guillermo Ricart escuchaba constantemente que existían lugares de buceo que “ya no ofrecían nada que mereciera la pena ver”.

 Mar vivo es la respuesta de Ricart a esos escépticos: fueron cientos de horas de investigación, planificación y documentación de los arrecifes de coral de las costas del país, con fotografías llenas de vitalidad que nos recuerdan que el océano nutre y se regenera. Por eso, este libro también resalta la importancia que tienen los esfuerzos de preservación para la sostenibilidad medioambiental de nuestros recursos: sus páginas son una clara evidencia de que todavía hay esperanza para nuestros mares y su fauna.

LAS COMUNIDADES SUBMARINAS

Litoral norte Manzanillo

ELa Bahía de Manzanillo es uno de los hábitats marinos más notables de la provincia de Montecristi. La parte occidental de la bahía contiene una cantidad sorprendente de esponjas que restablecen el equilibrio perturbado por el sedimento proveniente de la erosión terrestre en el área. En contraste, la porción oriental de la bahía vibra con corales tanto duros como blandos, como los corales de fuego, lápiz amarillo, plumeros, pilares y diferentes variedades de dedos ramificados y cuerno de alce.

Litoral norte Manzanillo

Litoral norte Montecristi

El sorprendente reino submarino de Montecristi, con un área de casi 182 km2, contiene naufragios ocurridos a través de siglos y que se han convertido en hábitats de vida marina, formaciones rocosas y arrecifes coralinos, los cuales se unen para crear la impresión de un bosque encantado. Junto a sus compañeros de buceo, Ricart descubrió una riqueza de peces tropicales, tales como barracudas, el pez ángel, pargos, el pez trompeta, pulpos, cangrejos y caracoles gigantes.

Litoral norte Montecristi

Litoral norte Cayo Arena

Cayo Arena ofrece una de las mejores oportunidades para practicar la fotografía submarina, ya que su vida marina está entre las más abundantes de la República Dominicana. Además de los corales y esponjas, se observan pulpos y cangrejos, cardúmenes de peces cirujano, sargento mayor, pez ángel y pargos de cola amarilla. Muchos peces juveniles juguetean entre las gorgonias y los abanicos de mar, encontrando refugio en los arrecifes coralinos que rodean el cayo.

Litoral norte Cayo Arena

Litoral norte Sosúa

Gran parte de la abundante vida marina está en el área de las Tres Rocas, las Cinco Rocas, el buque hundido Zíngara, el Cañón, los Jardines de Charamicos y los Jardines de Coral, que exhiben abanicos de mar y corales. Algunas rocas de La Pared tienen aperturas que permiten nadar a través de ellas, donde se ven coloridos cardúmenes. Las anguilas morenas, rayas y barracudas son también habitantes de la zona.

Litoral norte Sosúa

Litoral norte Cabo Cabrón

Este estrecho promontorio es conocido por su biodiversidad, descubierta en los sitios de submarinismo Tibisi I y Tibisi II, en su lado oeste. La pared llega a una profundidad de unos 40 metros y cuenta con buena visibilidad, lo que permite tener una imagen clara. Tibisi ofrece también numerosas cuevas para los más intrépidos. El hermoso lugar de buceo llamado Laguna incluye pasadizos entre enormes rocas, donde las tortugas marinas parecen estar a gusto.

Litoral este Bahía de Samaná

República Dominicana fue el primer país caribeño en crear un santuario marino para mamíferos. Las ballenas jorobadas, nos gusta pensar que como gesto de agradecimiento, continúan su peregrinaje anual desde su hábitat en el Atlántico Norte hacia nuestros refugios marinos. Es un acontecimiento tan predecible como el paso del tiempo. Vienen a parir, criar sus ballenatos, compartir entre ellas y, a la vez, nos ofrecen un ameno espectáculo.

Litoral este Bahía de Samaná

Litoral este Uvero Alto, Macao y Bávaro

Hasta la invasión haitiana de 1822, cuando los dominicos abandonaron Santo Domingo, esta propiedad era posesión del Convento Regina Angelorum. Tras la anexión a España en 1865, se aprovecharon las estructuras abandonadas para establecer casas para particulares. Uno de ellos, en el último tercio del siglo XIX, fue el respetado alarife Martín Febrillet, quien pavimentó de mármol la Catedral y empedró la calle de Las Atarazanas. Hoy pertenece a los hospedajes de Casas del XVI.

Litoral este Uvero Alto, Macao y Bávaro

Litoral este Punta Cana

A menudo se tienen algunos encuentros con criaturas marinas, y los submarinistas que visitan la zona están familiarizados con muchas de las celebridades reconocibles; tal es el caso de François, una barracuda adulta que es un visitante habitual del popular lugar de buceo El Acuario. François es visto frecuentemente nadando solo o protegiendo cardúmenes de picuda norteña (Sphyraena borealis) de la familia barracuda, mientras estos pequeños aprenden a explorar su reino marino.

Litoral este Punta Cana

Litoral sureste Isla Catalinita

En el siglo XVI los terrenos donde se encuentra esta residencia eran parte de la gran parcela del Convento de los Dominicos y de la antigua Universidad Santo Tomás de Aquino. Descuidada a inicios del siglo XIX, en 1932 la casa recibe mejoras en concreto. Hoy es un hospedaje de alta calidad perteneciente al complejo Casas del XVI, con una decoración inspirada en la cartografía, que incluye reproducciones de mapas históricos de la isla y la ciudad de Santo Domingo.

Litoral sureste Isla Catalinita

Litoral sureste Isla Saona

Las corrientes marinas son a menudo fuertes, y sin embargo los arrecifes de coral se desarrollan bien. La Parguera se tiene como el sitio de buceo más popular entre los buzos recreativos, seguida por Peñón I y II, con profundidades que van desde los nueve hasta los 33 metros. Pargos, meros, tortugas carey, rayas y vivaces cardúmenes disfrutan de este hábitat. También está Punta Cacón, cuyos arrecifes son habitados por langostas para esconderse de los depredadores.

Litoral sureste Isla Saona

Litoral sureste Isla Catalina

En las aguas color turquesa frente a Bayahibe y Dominicus se encuentran desde impresionantes tortugas verdes hasta delicados caballitos de mar. Una serie de rocas frente a esta última permiten que los buzos exploren sus formaciones avanzando de una hacia la otra. Además de los cardúmenes de peces tropicales existen formaciones coralinas en aguas poco profundas, que dan refugio a juveniles de varias especies que encuentran allí una abundancia de alimento.

Litoral sureste Dominicus y Bayahibe

Litoral sureste Dominicus y Bayahibe

La isla Catalina tiene dos lugares accesibles y atractivos: El Acuario y La Pared. Está al suroeste de la ciudad de La Romana y es fácil de llegar en bote. Los arrecifes de coral en aguas poco profundas revelan un mundo de gorgonias. También abundan los crustáceos, incluyendo el camarón limpiador. El lugar donde yacen los restos del buque del Capitán Kidd también es interesante: las autoridades locales convirtieron el lugar en un museo viviente ideal para el submarinismo.

Litoral sur Palenque y Salinas

El área de Palenque ofrece excelentes oportunidades fotográficas, en particular bajo el muelle. En Las Salinas encontramos peces aguja, meros y róbalos, así como abundantes pulpos, calamares y crustáceos. También se observan barracudas, tortugas marinas y muchos peces juveniles de curiosas especies, incluyendo el colorido pez puerco, que está relacionado con el pez cofre, al que frecuentemente se le ve nadando de reversa.

Litoral sur Palenque y Salinas

Litoral sur Pedernales

Los puntos de buceo más destacados incluyen las pintorescas Isla Beata y Alto Velo, donde se encuentra un solitario tiburón nodriza bajo unas rocas cercanas a los arrecifes. Los Frailes, con sus formaciones de rocas blancas iridiscentes que surgen del mar, es otro sitio espectacular —poco visitado debido a las fuertes corrientes, pero ideal para buzos experimentados—. Por último, Cabo Falso es el área con la mayor cantidad de tortugas carey juveniles en todo el Caribe.

Litoral sur Pedernales

Litoral sur Boca Chica

Sigue siendo una bahía protegida por un arrecife, de aguas de un azul cristalino, con una profundidad que se mantiene hasta la cintura y finas arenas blancas. Está libre de corrientes fuertes y caídas repentinas, y es de una belleza serena con relajantes lugares de buceo un poco más allá de los arrecifes. En Boca Chica podemos encontrar corales, anémonas, gorgonias, esponjas, pulpos, peces de arrecifes, crustáceos y estrellas de mar.

Litoral sur Boca Chica

Litoral sur La Caleta

Fue declarada área protegida en 1986 y es un ejemplo de participación comunitaria para mantener los ecosistemas costeros. Se han instalado boyas para indicar los sitios de buceo y evitar el daño que provocan las anclas de los botes que se acercan peligrosamente a los arrecifes. Como parte de los esfuerzos de conservación, las prácticas de pesca sostenible han contribuido a aumentar la cantidad y variedad de peces y langostas en el área.

Litoral sur La Caleta_
Ver Más

Videos

El equipo

Guillermo Ricart

Buzo y fotógrafo submarino

Eladio Fernández

Fotógrafo

Martha Lugo

Directora editorial y traductora

María Rosa Baquero

Directora de arte y diseñadora

Carmen Nova

Diseñadora virtual y cartográfica

Cynthia Matos

Diseñadora cartográfica

Luis Vidal

Asistente de producción

Diana López

Traductora y correctora de estilo

Harry Ehrenberg

Traductor y corrector de estilo

Karina García

Traductora y correctora de estilo